Ir al contenido principal

Entradas

Lo que yo quisiera entregar

Noche de luciernagas,
luz de las lágrimas,
estrellas que os hicieron tambalear y que no obstante caisteis...

Rosa volátil que yo quisiera entregar.
llevame al cielo, a lo más alto, a lo más lejano.
Con él.
Ahora o nunca.
Por siempre.
Que yo.
Lé sueño...
Entradas recientes

lo que pasa en el cielo

Di lluvia.
Y te diré cielo.

Lloraban las estrellas
caían y después morian.

Di cielo.

Contaban las estrellas
que llegaban y les recibian,
con el vuelo a lo alto.

El canto a la estrañanza...

Dicen de la lluvia que trae pesares...
Dicen que las estrellas son corazones
Dicen que el cielo es todo un latido







diversos traumas

Yo sé que tú con tan solo mis versos que te escribo.
En está ardiente noche de luna llena.
Mueres de tremenda angustia...
Pues porque puedes morirte de envidia, puedes morirte de celos, puedes morirte de soberbia y mentira.
Puedes morirte tu y solo tu de muchas cosas¡¡¡... Pero está sana boca que prefiere seguir sin demostrar tu misma bajeza.
Pues bien¡¡¡ eh de obligarte a creer que de nuevo nazco.
Y digo esto porque morí muchas veces.....¡¡¡¡
Tú. Creíste en su día escavar un infierno en mi vida.¡¡¡
Cuya duda existencial de el mundo me ayuda a vivir más y mejor.¡¡¡¡
No digo esto en papel mojado, sobre todo y con cierta firmeza y seguridad porque vivimos en el siglo xxi y porque eras tú quien lloraba por mí.





Que haríamos sin mirarnos cara a cara¡¡¡
sin el canto de los pájaros¡¡¡
y las habitaciones por las noches con las rosas marchitas...

con la luna quieta,¡¡
con la mesa para comer rota...¡¡
y aplausos sin la misma gracia que un aventurero....

digo esto para que los que no entiendan de formas extrañas
de formas de ser distintas.¡¡
de naufragios a la deriva,
sin timón ni rinenda suelta .¡¡









está calle parecía una poesía  muerta.
no había más que silencios oscuros tapados en cualquier espalda de un árbol seco...
y parecía que en vez de reír los ángeles en la lluvia callerón sus alas sobre cualquier estiércol.

si alguna vez fue buena y se vió y no la vieron tras morirse en vida.
como mucho hubierán sido pájaros y pájaros y pájaros 
que se quemaban con el fuego... de todo aquello que crecía de entre sus manos....


había una luciérnaga que siempre brillaba...
se cernía la tormenta y siembre me cantaba,
yo la cubría de anhelos y jugaba...

pero los amargos años del tiempo la ahnelaba la muerte
cubrirle de sorda cordura...
y yo que la grite clemente....¡¡¡

pero miro la materia del cielo y no está azul si no negro a veces y rojo otro tanto
de miles de días intentando cubrirle las espaldas.