sábado, 12 de junio de 2010

EL SABER DEL OLVIDO



Que sabe mi corazón del olvido
Pues soy sensible al dolor
Como un cristal opaco no te veo en los atardeceres que antes eran hermosos
Y las noches son cerradas en tiniebla

1 comentario:

  1. El manejo de los ritmos es la esencia del poema, quien unido a una tècnica perfecta lo hace parecer etéreo, como con vida propia.

    Llegar a eso es tener poesìa, mientras tanto hay el camino de mucho trabajo.

    Quiero saludarte y seguirte leyendo...

    Tienes enormes visos de ritmo y unas ganas de dcir que te deben lelvara a ser cada vez mejor poeta

    Un abrazo

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...