martes, 15 de junio de 2010

INIMAGINABLE

Una tarde oscura y sombría
Yo estaba triste y desconsolada
Derepente, ahí estaba el
Apareció, como de la nada
Algo inimaginable
Fue un flechazo
Sonrisa cautivadora
Ojos color añil
Me conquistaste
Con tu mirada gentil
Y entonces, me declare al anochecer
Nacieron de mi boca frases tan sinceras
Que tu letra las acariciaba de manera muy sutil
Para la luna llena regalar
En abrazos nadare hacia ti
Y nade
Y llegue a ti
Y te dije
Dame tu mano
Volemos lejos
Olvidémonos de todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...