sábado, 14 de agosto de 2010

DIOSA DE LA BELLEZA


Tu cuerpo es templo reservado
A un ángel

No soy yo digno de tu belleza
Bañado en el sabor de mis lagrimas
Que lloran por ti
En las tempestades de mi propio paraíso

Guerreros luchan por ti
Bajo la espada forjada
Ante tu dulce sonrisa

1 comentario:

  1. Eres una caja de sorpresas Irene, este poema me ha encantado, ya te habrás dado cuenta a estas alturas de que mi memoria (visual y emocional) es muy juguetona y le gusta relacionar como acto instintivo; este poema tuyo me sabe al mejor Rilke, un verso breve y elegante muy propio de un poemario angélico que bien pudiera firmar también Goethe o incluso formar parte del rico universo de Milton y Blake.

    Como verás trato de despertar tu curiosidad y fomentar tus ansias de lectura, de hecho las “Cartas a un joven poeta” De Rilke es la mejor escuela para una joven como tú.

    Yo fui un devorador de poesía, prácticamente he leído casi todo lo de imprescindible, pero ahora salvo Bécquer y Neruda que los tengo de libros de cabecera prácticamente he dejado de leerla porque a partir de mi edad cuanto menos influencias se tengan mejor.

    El de Rilke le hay ahora en la plaza mayor, ya sabes que este año no han puesto los libros en las ferias y me parece que está a dos euros y es una edición que contiene de propina una selección extraordinaria de poemas.

    También está “el paraíso perdido” pero esta obra es muy difícil de recomendar, porque o te entra o no te entra, no tiene término medio.

    Para terminar te alabo el gusto esteticista de la ilustración, acompaña muy serenamente a tu poema y los cambios de plantilla me parecen extraordinariamente dulce le va a la imagen que me he forjado de ti.

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...