domingo, 15 de agosto de 2010

EN LA ENFERMEDAD


Disfruto de mis últimos días
Frente a la playa con su música
Junto a los parques y su alegría
En el corazón del bosque junto sus personajes mitológicos

Viviendo con el amor
Con el dolor
Con la esperanza que me hace seguir
Y con la fuerza propia de mi vivir

Me duermo junto a los sueños de mi salvación
Me despierto con los cánticos de la oración

Hoy grito lo que siento
Mañana alabo lo que he escrito

Olvido el ayer empapado de lágrimas de mil colores
Y sin olores
Por las flores
Muertas del amargo otoño

Pero no es solo otoño amargo en mi paladar
El recordar de mi triste destino
En el hogar
De mi vida familiar

1 comentario:

  1. Por mi propia experiencia personal es uno de tus poemas que más profundo me ha calado, pues identifico en él estados de ánimo que han torpedeado mi vida desde hace algunos años.

    Producto de una enfermedad es que yo pude conseguir realizar mi sueño de escribir como dedicación plena, pero los comienzos de la enfermedad fueron duros, de hecho en más de una ocasión me cansé literalmente de vivir.

    He sentido tu poema por muchas razones, por lo bien que versas por tu capacidad de transmitir y hacer sentir, pero sobre todo por esta frase:

    “Olvido el papel empapado de lagrimas de mil colores”

    Con estas letras defines muy bien la intención y el dolor de lo que quieres que sintamos al leer tu poema.

    Y de veras que lo has conseguido, me has emocionado.

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...