sábado, 14 de agosto de 2010

MATAR NI ARTE NI CULTURA


Es el toro bravo corriendo por las praderas
Se encuentra con la caricia del viento junto a su cría
Sin saber también
Su destino final
Sus últimos días

Se encuentra en la arena frente a su batalla
Luchando como puede por su vida

Cuantas heridas ya clavadas

Los pollos también mueren
Y las vacas

Pero que halla gente viéndolo
Riendo,
Disfrutando de la tortura
Queriendo más y más lucha
Las que le humillan
Hasta morir

Dicen que es el único animal que muere luchando
Yo digo que también en las guerras
Y no por ello es bueno

1 comentario:

  1. Irene, me ha gustado esa mezcla de estilos para construir esa sentida crítica de algo que te duele dentro, no es prosa poética y quizá no exactamente un poema de estructura clásica, pero canaliza de forma muy clara tu mensaje, veo que eres buena transcribiendo emociones de una forma cristalina y sin adornos innecesarios.

    ¿Sabes? Me has recordado a la Cavani más combativa porque literalmente rasgas tu ser, dejas de lado la cortesía y la hipocresía (por supuesto) y denuncias de forma aguda y durísima algo que odias sin importarte para nada el admitirlo.

    Te supongo culta por tus escritos y seguro que te suena el nombre de Liliana Cavani, pero yo la conocí (no a ella, sino sus actos, guiones y escritos) de primera mano y en su propia época, tú eres infinitamente más dulce que ella pero compartes su fuerza.

    A mí la verdad que el tema taurino me resbala un poco, recuerdo que mi abuelo me llevó una vez a una corrida y pasé un miedo atroz que me dejó marcado, puedo entender que haya quien le guste por tradición y cultura, pero a mí personalmente me desagrada el espectáculo sangriento.

    Si no soy más combativo con el tema es porque mi pobre padre era muy aficionado y por respeto y amor a él no dejo que el mundo del toro ocupe demasiado tiempo en mi mente.

    ResponderEliminar

entonces sólo entonces

Cuando el pájaro vuela y el cielo se le cae encima la tierra se hunde.... Cuando el árbol es tirado con su raíz milenaria y entonces sólo e...