viernes, 13 de agosto de 2010




Me acaricia la melena el suave viento del sur de Japón
Y me baña la ola de su dulce mar

Cruzo por las calles del bello Tokio
Y me rodeo de sus gentes
Tan educadas y gentiles
Donde me hace sentir que es tambien mio

Y solo deseo que el rezo a tu Dios
En los preciados jardines con sus templos
Lleguen al cielo azul
Y se escuchen con alabanza y sabiduria

Es dificil partir
Viviendo lo vivido
Con vosotros y vuestro sentir

Que el recuerdo de los días junto a vosotros
Quede sembrado en el alma

Que el shinkansen os lleve de viaje hacia el paraíso
Lugar donde brilla siempre el sol en días grises

1 comentario:

  1. muy evocador y cálido amiga mía, se nota de lejos que sientes cada una de las letras de tu poema.

    me gusta como integras el ambiente en los primeros párrafos de tu obra.

    por cierto amiga te felicito por tu valor, me encanta tu NO al aborto y el SÍ a la vida, ojalá muchas chicas de tu edad pensaran como tú.

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...