domingo, 5 de septiembre de 2010


Al despertar entra en mi ventana
Su hermosa fragancia

Me canta cada anochecer su nana
Y al despertar me baño en su elegancia

Cada día me gana
Enseñando su bella exuberancia


El deiliro que me provoca me envenena
suavemente......
Me habla dulcemente y sin arrogancia

Entonces todo es perfecto
a si que mi alma obedecia

3 comentarios:

  1. no te dije antes nada, pero cuando leí tu anterior poema esta tarde tenía rota el alma por algo que me había pasado, pero ahora estoy mejor y he disfrutado mucho tu poesía, como siempre.

    me hace mucha ilusión que una poetisa tan inspirada y deliciosa como tu comparta nubes grises conmigo en esta bendita tierra nuestra.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso tu blog Irene!
    Tu entrada muy sentida, una caricia para el alma..
    Jose es quien me recomendò te visitara.
    Besos reina
    Te sigo!
    Dulce

    ResponderEliminar
  3. Un post lleno de dulzura y evocacion... precioso tu poema y precioso tu blog!
    un abrazo :)

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...