sábado, 4 de septiembre de 2010

AQUEL VERANO

Aún recuerdo aquel verano
Rodeada de aquel amor fogoso y estremecedor

Donde nada quedaba en vano
Y todo me dejaba con un dulce sabor.....

la amistad con mi soledad espero no sea eterno
y se acabe este inmenso dolor

Llegando la primavera
Saliendo las flores
Atrayéndome una nueva frescura......

Donde me haga soñar
sucumbida en las delicias
de caricias.........de cupido
en un mundo con amor eterno
donde la muerte no hace de sus malicias
algo enfermo

1 comentario:

  1. Irene, septiembre es el mes de las nostalgia por antonomasia y nos mueve a componer estrofas cargadas de añoranzas como estas que tu nos has regalado.

    en cierto modo tu poesía atesora sensaciones, a modo de preparación para el obligado letargo que trae el frió, pero no el frío físico sino el que sentimos en el alma cuando se va el amor.

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...