domingo, 7 de noviembre de 2010

Dispersa

Mi fuerza es tenerte a mi lado
Con en deseo de que mi cuerpo te domine
El cuerpo no quede inerte
Y el sueño prohibido te despierte
Para dulcemente
Entrar en acción toda la noche

Disfrutar de tu comisura
Dulce boca paralela a la mía
Que te entregas con presura


Prueba mi fruta madura
Toca la piel que se dispersa entre la tuya
de está pasión acogedora


2 comentarios:

  1. bellas y pasionales palabras, un gusto Irene
    te felicito por tu blog,
    un abrazo Z.

    ResponderEliminar

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...