lunes, 6 de diciembre de 2010

Hablar en poesía


Cada cara tan dulce y angelical
Taparos del sol
Que vuestra suave piel no se cuartee
Grandiosos cuellos cisne
El dulce aroma que huele
Que no se evapore
Hábil pianista
Las rosas que llevan 
Sobre sus mismas manos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...