sábado, 21 de mayo de 2011




El pájaro sed de mi fragancia, hambre de mi pecho le alimentaré pues de mi caricia



No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...