Color de harina





Fue desnuda esa su inocencia
Una bella mujer que  solo jugaba a cojer la neblina
La observaba cercana a la flor color de harina


Bajo aquella la lluvia fina
No era como cada día, sin habla y si bello cantar
Por aquel hombre, que en su sueño aún camina 
Su trato parecía camelar


Al no ver respuesta alguna
Sin pasión y forzada
Ahogada en la gran laguna


El siguió su camino, andando
Conciencia ninguna
No tuvo ningún signo de arrepentimiento

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MUJER GOTICA