Ir al contenido principal

Equilibrio del alma



Que difícil la fue seguir sus propios pasos con  pétalos caídos sobre sueños.
Los únicos en sobrevivir, a tal dolor y desamor, y que osaba enfrentarse a ella día a día. Y es que estaba las 24 h del día a su lado, feliz en su mundo. Porque en la realidad estaba en la misma calle de siempre, con los mismos pétalos caídos, frente a el, y  no la ve, y entonces nunca logra volver a tenerle.
Pues perdió la confianza, el autoestima..........

Y que es pues, el equilibrio del alma si no eso.


Aquellas mañanas de abril, en aquella calle muy transitada, donde paseaban, y que siempre se paraban a besarse, a abrazarse.....
Un día distinto a los otros.

La dijo:  "estoy harto", "necesito aventuras". No sabía ella en que sentido.
¡Pero¡, como mujer de bien, no debía de hacer otra cosa, que no fuera alegrarse porque pudiera ser feliz.
No se si habrá podido escribir su destino. Ella se que tiene el mayor pergamino que pudiera imaginarse.

Había dejado los estudios por el, los retomo. La llamaron de todas partes........¡Pero¡, era evidente que disfrutaría también de unas vacaciones.
Se fue a Miami: diversión hombres........No es que derrepente fuera un putón, pero ya se sabe.

Volvió siendo la misma: responsable, apacible....... Pero a la vez cambiada: madura, soñadora juguetona........
Que hizo más que perder el tiempo, convertir su vida en sabor amargo como de limones podridos se tratase.

¡Pero¡, como ves, aunque aquello no hubiese sido por ella misma, las cosas pasan por algo.

Y que es pues, el equilibrio del alma si no eso.
Confianza seguridad autoestima.......



Comentarios

Entradas populares de este blog

La barca del marinero preguntaban todos¡¡
aquella que salía siempre a plomo de un amanecer muy caliente...

dibuja el miedo la mar y la marca sobre nuestra piel...
la tumba del marinero preguntaban todos¡¡¡
y contestaban los del pueblo¡¡¡
la tumba somos todos.

LA MUJER GOTICA

La tarde se hizo a la noche
Había niebla y mucho frío
Sin ruidos ni movimiento alguno
En aquel pueblo tan lejano

Excepto una mujer que caminaba sobre un puente
Era una mujer gótica con los ojos rojos,
De a ver llorado



Seguía a su propia sombra
Atraída por la soledad
Y que ella misma no queria,
Pero en vano fue el intentar esconderla
Para nunca más seguirla

Su voz era más sabia que su silencio
Tomo la palabra
Y rezo al cielo desde la montaña
Para que su amor volviera,



Pero pasaron días, meses incluso años,
Y a la vez que pasaba con rápidez el tiempo,
Envejecia,



Ella se quedo pensando
En si el hubiera aguantado
con el mismo amor todo ese recorrido

Nunca lo podra saber
Se morira de las ansias
De lo que hubiera podido ser

Una hazaña más
Cubierta de lo que se hubiera convertido
En recuerdos

Pero pensar en lo que no fue
Solo la trae más lamentos.......

Era un martes de enero
Comenzaba el nuevo año
Ella se fue al bar de su pueblo
abarrotado de gente,



Tenia entonces 32 años
Aquello fue …