sábado, 11 de junio de 2011

Historias paralelas


Era una niña de 7 años llamada Madeleine, vivia al sur de Venezuela, sus padre estaban enfermos y no podían trabajar.
Entonces sintio como en su pelo crecio una nube y se torno la tormenta solo encima de ella.
Un día cuando terminaba de trabajar de barrendera en  el centro de la ciudad, de cobrar un 1 por 7 horas, derrepente se encontro en la basura un besitidito blanco reluciente,  se lo puso y se alegro porque por un instante se sentía una princesa, y la llamaban hermosa los que estaban a su alrededor. Entonces tomo la decisión de llevarselo a su casa.


Mientras al otro lado del mundo en Europa se encontraba una niña llamada Ainara tenia 13 años vivía en una casa grande con mayordomos,
hasta aquí parece precioso, pero su día a día en el colegio era como una pesadilla, risas bromas muy molestas indiferencia, peleas.......
Ya son dos traumas los que tiene, ya que de pequeña la amarraban la mano y la obligaban a escribir con la derecha.


Un día se atrevió a decírselo a su madre que estaba divorciada, pero aunque tomaran la decisión de marcharse en ese momento en que ocurrió tuvo que esperar el momento de marcharse de allí no podía irse con la mitad del curso por acabar.
Cuando todo porfin acabo su madre para que se la pasara el trauma la llevo de viaje a Venezuela.

Llego allí un miércoles de julio a las 10 de la mañana, la dio mucho tiempo a ella y a su madre de ver la ciudad se fueron a un parque, la madre se sentó en un banco y se puso a leer un libro mientras su hija corría por sus jardines.
Y la niña que corría  un poco más feliz,  derepente tropieza y se cae.
Y son las cosas del destino derepente se encontró con Madeleine una niña que la ayuda a levantarse, Ainara todo preocupada  la pregunto ¿que haces trabajando a tu edad? entonces empezaron a hablar de sus cosas y descubrieron que sus vidas eran totalmente diferentes pero con historias paralelas desde entonces son muy buenas amigas.

Ella volvio y estando lejos no se distanciaron se escribieron por cartas.
La madre de Ainara ayudo a los padres de Madelein hasta su pronta recuperación.
Madelein con el cambio a un nuevo colegio sus pofesores atentos la ayudaron a relsacionarse, todo acabo en su sitio 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ese día

Era un día en que el viento iba a la par que la lluvia un día en que creí que no me abrias los ojos y no me agarrabas las manos.... Pero v...