Ir al contenido principal

La decisión correcta





Carita de muñeca
En malos momentos
Su sonrisa simpática

No era solo belleza
Distinguida sirviente de elogios
Tratando la sutileza 

Ya le había llegado la mudanza
Y entre huellas recién hirientes
 El éxtasis por verla estaba aún en tardanza
Tenia miedo en hablar sin paños calientes

Las manos vacías su regalo
 La distancia su presa 
¿El hombre que desearía cambiarlo?

En el camino paso diversos pueblos
 Sus historias en castillos........
Sus gentes con sus hazañas
Que contaban esas  y otras más.....

Hasta que allí conoció el arte........


Granada
Era la tarde gris
Ahí no faltaba expectación......... 
Aunque no iba salir el arcoiris,

Aquella mujer con la flor en su pelo
el aroma que esparce 
en sus manos de terciopelo

Esa noche fue feliz de verla
Para así el siguiente día preguntar por damisela
Pero no la suerte no pudo manejarala

Aún así había dudas......
El no la olvidaba
Entonces partió y siguió con muchas de sus andanzas

El no dejaría de luchar por su verdadero amor
Aunque allá mucho de otras
No dejaría atrás
La trampa y sin dolor 

Ya estaba cerca
como olvidar la calle estrecha y con baches
Parece peligros con sangres
Pero la cojes cariño, como muñeca.......
Porque sabes que después ahí está 

Llamo al timbre, parecía no estar
Debía estar en lo alto de la casa que fue de sus abuelos,
Una casa de piedra con muebles muy antiguos
Pero todo especial porque nada de todo lo que significaba iba a cambiar

Entonces le abrió con euforia y sudor
El mucho por el camino 
No iba a estar con las manos vacías como al principio
Aunque he de reconocer que se lo pensó mucho

Eran sus flores favoritas pensamientos..........
Y que dirán.......
Eso lo dejare para mi

Comentarios

Entradas populares de este blog

La barca del marinero preguntaban todos¡¡
aquella que salía siempre a plomo de un amanecer muy caliente...

dibuja el miedo la mar y la marca sobre nuestra piel...
la tumba del marinero preguntaban todos¡¡¡
y contestaban los del pueblo¡¡¡
la tumba somos todos.

LA MUJER GOTICA

La tarde se hizo a la noche
Había niebla y mucho frío
Sin ruidos ni movimiento alguno
En aquel pueblo tan lejano

Excepto una mujer que caminaba sobre un puente
Era una mujer gótica con los ojos rojos,
De a ver llorado



Seguía a su propia sombra
Atraída por la soledad
Y que ella misma no queria,
Pero en vano fue el intentar esconderla
Para nunca más seguirla

Su voz era más sabia que su silencio
Tomo la palabra
Y rezo al cielo desde la montaña
Para que su amor volviera,



Pero pasaron días, meses incluso años,
Y a la vez que pasaba con rápidez el tiempo,
Envejecia,



Ella se quedo pensando
En si el hubiera aguantado
con el mismo amor todo ese recorrido

Nunca lo podra saber
Se morira de las ansias
De lo que hubiera podido ser

Una hazaña más
Cubierta de lo que se hubiera convertido
En recuerdos

Pero pensar en lo que no fue
Solo la trae más lamentos.......

Era un martes de enero
Comenzaba el nuevo año
Ella se fue al bar de su pueblo
abarrotado de gente,



Tenia entonces 32 años
Aquello fue …