domingo, 19 de junio de 2011

lo ajeno y lo afable


tengo temblores en las piernas
y vértigos a las alturas,
espero se demore
mis lagrimas en muerte,
entro en soledades
para quedarme
pues reniego
de enemigas
para alejarme,
quizás porque
es más lo ajeno
que lo afable,
¿yo he de pintar
la hermosura
de lo desconocido?
¿puedo fingir lo entrañable?

tengo temblores en las piernas
y vértigos a las alturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

entonces sólo entonces

Cuando el pájaro vuela y el cielo se le cae encima la tierra se hunde.... Cuando el árbol es tirado con su raíz milenaria y entonces sólo e...