domingo, 19 de junio de 2011

Maniático




Es un vecino que me llama la atención: no porque sea guapo o misterioso, tampoco raro ni distinto. Es uno más.
Sella las baldosas amarillas para que no le roben las pisadas, y con ansias va caminando: sin pisar las lineas de la acera.
Derrepente: se pone unos guantes antes de abrir la puerta del restaurante al que comer. Se sienta, parece ser que es su sitio habitual.
No es una historia de amor como veréis, parece no espera a nadie.
Llámalo costumbres, o manías quizás.
También lleva siempre todos los días el mismo traje: no es que sea un guarro, son varios.
Si te encuentras algo parecido. No mires con recelo, no trates con descaro, y sobretodo no pienses ¿me tiene que dar miedo?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ese día

Era un día en que el viento iba a la par que la lluvia un día en que creí que no me abrias los ojos y no me agarrabas las manos.... Pero v...