sábado, 11 de junio de 2011

Siempre podre hacerlo


El niño bailaba y bailaba sin cansarse, feliz sin llegar a forzarse.



Algunos entienden el arte de forma distinta. En parte lo entiendo porque es difícil dedicarse a ello; pero también he de comprender que se hace con la misma devoción que cualquier otro trabajo donde  se usa la razón.

Yo creo que es un don y una habilidad especial que no la desarrolla cualquiera.  No por mucho que uno quiera dejarse llevar por los sentimientos lo consigue, como en la poesía o la pintura. Y no siempre se entiende.

Cada vez que miro a ese niño al salir del colegio y le veo relajarse, expresarse..... me siento él, y pienso  por qué él no podría intentarlo,  disfrutarlo y ser feliz haciéndolo. Y le entiendo.  Siempre habrá alguien que, como yo, lo vea, lo entienda y lo disfrute por los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...