Sollozaba y gritaba

Él sollozaba 
en la tarde de invierno fría,
la mar en melancolía
pero mesurada,
la luna emborrachada
pero haciendo del derroche su gracia
y eso que no era de noche muy estrellada
por que, te preguntaras,
al final se escondía el día
y avergonzaba se iba



Él gritaba
y al cielo pedía
una melodía y una esencia,
pero taponado estaba
por nubes grises,
no era para lluvia
tampoco para truenos
de los lamentos,
los ángeles quizás aún
no estaban tristes



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MUJER GOTICA