sábado, 11 de junio de 2011

Sumisa




Me entrego a ti y tan sumisa
Por ausencia este sufrimiento
De guitarra rota es mi sonrisa
Que sale de un pleno aliento

Cordura inexacta puntería
Que tu, mi antiguo ahogadero
Esperanza al ruego pediría

Que aun sin tener mismo lucero
Por mil pájaros sobreviviría
El día a día de aguacero

Me entrego a ti y mi camisa
Sucia, eterno arrepentimiento
El pasar de una buena clarisa
Vale esperanza de sargento

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...