sábado, 11 de junio de 2011

Veda procura emerge y no se une, renazco segunda parte




Me diste el agua y después te fuiste a un mar, del mar no puedo beber, más no soy pez.
Le ofrecí mi amistad  pero, ¿me arrebataste la felicidad?. Quisiera esta rodeada de peces estar abrazada a ti, no lo niego.

Pasados 3 años a la ruptura conocío a un chico llamado Papisco.
Muy educado con las mujeres y simpático. Emigrante de origen musulmán
Una gran amistad desde entonces y así seguirá.
Ahora me iré a París hacerle una visita.
Conoceré a su novia y saldremos uno más en compañía.

Eso me hace recordar cuando el y yo salíamos: algo tímido como yo, pero solo el principio
Pero nos lo pasabamos muy bien: paseando por el sardinero junto el mar, en las fiestas de la ciudad...........
Y aprobada fue la gran amistad por mi familia, eso era muy importante para mi. Ya que mi mejor amiga no es la mejor, le tengo a el.

Cosas en común, detalles  que lo hacían más cercano: generoso sincero, sabe escuchar..........
Que sinceridad más humana y que mejor premio que unos poemas.
La distancia no separara nuestra amistad. No este año que me he dado cuenta de lo que tengo y no es poca cosa su amistad. Ahora más que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...