jueves, 28 de julio de 2011

rosa, querida princesa




quien te amo en su dia
que ahora parece te odia
saca por la boca sapos
la tormenta es su risa
que se halla en todas partes
y el sol su escondite
para no padecer de impunidad...

piensa que tus caderas 
son llanas
que tu boca
está vacía,
¿quien te quiere princesa?

con esa, tu tímida 
pero dulce sonrisa,
voz de niña ¡oh!,
quizás era lo que pensaba el antes,
pues me mientes,
corazón en celos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...