sábado, 24 de septiembre de 2011

Río

tu arcoiris de piedra
y mi vientre acuático
mojando tu pórtico románico


crujir de hojas
caídas de otoño,
celosas...

se atraganta el viento
en la soledad de sus brisas,
menudas...


el sol calienta
pero no eres
de sentimiento frío...


y todo
solo tiene sentido
si el agua
va
a corriente, 


y este amor es sentido
si encuentra un ritmo con exactitud,
existe el tiempo no perdido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...