domingo, 9 de octubre de 2011

Antes tu y mi Cantabria

si para convertirte 
en dueña de mi alma 
he de amarte...
rema hasta donde tu quieras...
sueña hasta que mueras. 
pero he de avisarte:
no hay rió más grande 
que el de mi lloro
no hay campo más verde 
que el de mi risa...
y solo se,
que te subiré por mis laderas
y caerás hasta poder besarte


No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...