domingo, 8 de julio de 2012


Escribo. Con mi arrobo. Y aún dirás que no se lo que escribo. Si en mis mismos ojos a vos digo que veo los vuestros, me matáis. Porque decís que os robo. Entonces mi respuesta es que a vos amo... Y amare hasta que os valláis por siempre de mi vida, que os agarra con las dos manos y piernas. Para ti mujer.... Mis luchas y mis trabajos. Mis vistas del mediodía en que despierta tus apetitos... Más suplicios es llenarte. Por mi sangre ya no estás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...