lunes, 6 de agosto de 2012

no cayendo las hojas


Te miro en el punto donde te pierdes,
Y donde quiera que ambos mirásemos.
¡Que fuimos exactos a rayos verdes,
Muriéndonos tan solo por amarnos!

Para matar solo a un hombre como tal,
Mujer como a vos yo necesitaba.
Igual de ver amanecer la flor al
Río, no cayendo hojas al alba.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...