viernes, 16 de noviembre de 2012

consuelo


Quien pudiera alma rota... quien pudiera consuelo alguno y no la muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...