miércoles, 25 de mayo de 2016

Yo quiero el silencio... solo el silencio quiero yo
a mi puerta que no llames y tus ojos queden cerrados
no me mires... te ruego...
ni tiembles...
unas palabras que haré que no entiendo...
lo que tú corazón sintiera no me dictes
si yo aún no sintiese nada no te lo pediría....
y si yo te lo pidiese tampoco pasaría de una absurda y extraña mirada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...