sábado, 1 de octubre de 2016

está calle parecía una poesía  muerta.
no había más que silencios oscuros tapados en cualquier espalda de un árbol seco...
y parecía que en vez de reír los ángeles en la lluvia callerón sus alas sobre cualquier estiércol.

si alguna vez fue buena y se vió y no la vieron tras morirse en vida.
como mucho hubierán sido pájaros y pájaros y pájaros 
que se quemaban con el fuego... de todo aquello que crecía de entre sus manos....


No hay comentarios:

Publicar un comentario

una misera lección

Yo. En esta misera lección del olvido aún aprendo que sigo viva... Yo. En esta cisoria lección en que nadie me tendría que obligar a marcha...